Tiempo de lectura: 2 minutos

Las chinches han estado asociados al ser humano y vivido en nuestras casas durante miles de años, este pequeño insecto es un ectoparásito de color marrón rojizo de unos 5 mm de longitud que se alimentan de sangre humana y de otros animales.

Son conocidas comúnmente como chinches de las camas, y son dos las especies que afectan a humanos: Cimex lectularius, más cosmopolita, y C. hemipterus más frecuente en trópicos y subtrópicos.

¿Qué producen sus picaduras?

Las chinches se alimentan de sangre, algunas personas no tienen reacción a las picaduras, mientras que otras experimentan reacciones alérgicas que pueden llegar a ser graves.

Las lesiones más comunes incluyen el desarrollo de ronchas mayores de 1 cm, acompañadas de picor e inflamación las cuales a menudo presentan una mancha más oscura en el centro, estas picaduras suelen presentarse en rostro, cuello, brazos y manos.

Las heridas provocadas por el rascado pueden sobreinfectarse, causando cuadros más graves y difíciles de tratar.

¿Qué hacer si tenemos picaduras?

Un tratamiento tópico para mitigar el prurito y una buena higiene para prevenir las infecciones secundarias suelen ser suficientes para la mayoría de los casos, aunque en cualquier situación es recomendable consultar con un especialista que realice su seguimiento y evolución.

Para casos más graves, pueden ser necesarios corticoides, antihistamínicos o antibióticos sistémicos.

¿Cómo saber si estan en nuestras camas?

Las lesiones cutáneas pueden aparecer hasta 9 días después de haber sufrido las picaduras . Si sospechamos que estos insectos nos han picado debemos buscar evidencias, examinando especialmente las grietas en las paredes, los colchones y los muebles.

Otras formas para saber si estos insectos están en nuestro son:

  • La presencia de manchas oscuras (excrementos) alrededor de sus escondites.
  • La observación de manchas oxidadas de color marrón-rojizo (restos de sangre) en colchones y sábanas.
  • El mal olor, fétido y dulzón, que desprenden las secreciones, que se aprecia cuando las chinches son numerosas.
  • El hallazgo de huevos eclosionados o sin eclosionar.

¿De dónde salen las chinches?

Las viviendas, los nidos de pájaros y las cuevas de murciélagos son los hábitats más adecuados para las chinches porque ofrecen un refugio cálido y hospedadores de los que alimentarse.

En las casas, se esconden en grietas o hendiduras en las paredes, muebles, detrás del papel pintado, paneles de madera o cuadros y bajo las alfombras, colchones o ropa de cama. Poseen hábitos nocturnos, por lo que suelen ocultarse durante el día y ser más activas por la noche, cuando las personas duermen.

¿Por qué es difícil desahacerse de ellas?

Las chinches pueden vivir hasta seis meses sin comer y sobrevivir hasta 12 meses sin alimentarse de humanos, atacando a pájaros y roedores.

También influyen factores asociados con algunas viviendas modernas, como el aumento de la humedad, la falta de circulación de aire, una limpieza deficiente y mobiliario descuidado, que brindan áreas de refugio a las chinches.

¿Cómo podemos prevenirlas y controlarlas?

Evitar su entrada es la mejor forma de prevenirlas. Un buen saneamiento es el primer paso para controlar una infestación por chinches.

Para su control, lo primero que se debe hacer es confirmar que estamos ante la presencia de chinches. Se recomienda contactar a un experto en control de plagas para que brinde la solución idónea al problema.

Información tomada de: https://www.bbc.com/mundo/noticias-59557950